Jun 23, 2016

Enviado por en El debate público | 0 Comentarios

¡Uuuffff! ¡Qué semana!

¡Uuuffff! ¡Qué semana!

María Marván Laborde

Excélsior

23/06/2016

Jueves: después de la aprobación del paquete de siete leyes anticorrupción con indiscutibles avances legislativos, el debate se centró en dos artículos, el 29 que, a partir del miedo, limita la publicidad de las declaraciones patrimoniales, y el artículo 32, que buscó vengarse de los empresarios que han apoyado las iniciativas anticorrupción. Innecesariamente se complicó la relación del gobierno con el empresariado.

Senadores y diputados regatearon a la sociedad civil el éxito con el que gestionaron la iniciativa. No midieron la fuerza del 3de3 que, para bien y para mal, se ha convertido en una marca que perdurará más allá del Sistema Nacional Anticorrupción.

Viernes: entró en pleno vigor en el país el Nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio con una anticlimática ceremonia en la oscuridad de la noche a los pies de la Madre Patria. Es posible que en el mediano plazo logre mejorar la procuración y administración de la justicia, pero existen temores fundados sobre sus efectos inmediatos, tanto en el ámbito local como en el federal.

Sábado: trascendió a la prensa la renuncia de Agustín Basave a la presidencia del PRD. Las tribus triunfaron por encima del presidente y, con ello, se resquebrajó el discurso triunfalista de las alianzas electorales de 2016. El partido tendrá que reconfigurar un nuevo liderazgo. No será sencillo diseñar la nueva estrategia electoral para 2017 (Estado de México) y, sobre todo, para la elección presidencial de 2018.

Domingo: los eventos de Nochixtlán son síntoma y causa de la radicalización del conflicto magisterial. El endurecimiento del secretario de Educación, después del 15 de mayo, cerró la posibilidad de diálogo. Aun después de la vejación a las maestras chiapanecas, no pudieron ver los signos de radicalización del movimiento magisterial.

El gobierno se arrinconó a sí mismo convirtiendo cualquier posible acercamiento en una derrota de Estado. El domingo se transformó cualitativamente el enfrentamiento entre profesores de la CNTE y la SEP. Una reforma laboral disfrazada de reforma educativa que partía de la base de que todos los maestros son ineptos o corruptos, se convirtió en bandera perfecta para la izquierda antisistémica. La sangre de los muertos del domingo se convertirá en abono para un movimiento de mucha mayor complejidad.

Lunes: Manlio Fabio Beltrones anuncia su renuncia a la dirigencia del PRI. Si bien en su discurso expresa su reconocimiento al Presidente, en realidad se distancia de su gobierno y los demás gobiernos priistas. Apoyado en el santoral priista cita a Colosio: “El partido paga las cuentas de los malos gobiernos”, con eso explica los malos resultados del pasado 5 de junio.

El mismo día la gobernadora de Sonora, Claudia Pavlovich, exige, a través de las redes, a la procuradora Arely Gómez que la PGR persiga al exgobernador Padrés. Simultáneamente dos sonorenses se pronuncian en contra de la corrupción y la impunidad.

Martes: el Presidente recibe a la cúpula empresarial para escuchar sus preocupaciones con respecto al SNA, le expresan su enojo en contra del artículo 32 que hace inoperable la Ley General de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos. Los legisladores fueron calificados como mezquinos e incapaces.

Miércoles: Osorio Chong abre una mesa de negociación política con la CNTE. El diálogo negado en la SEP se traslada a la Secretaría de Gobernación, sin embargo, éste inicia con los muertos del pasado domingo sobre sus espaldas. Esto necesariamente acota los márgenes de acción del gobierno, ya no se trata de manejar el conflicto, se aspira, en el mejor de los casos, a contenerlo.

Siete días revelan la profundidad de la crisis del gobierno de Peña Nieto. Inició con gran legitimidad y demostró capacidad de operación política, pero comenzó a desmoronarse a finales de 2014. Después de los sucesos de Ayotzinapa y de la Casa Blanca no se ha podido recomponer. De acuerdo con la última encuesta de GEA-ISA, 60% desaprueba la labor del Presidente; sólo tiene 35% de aprobación. Lentamente transcurrirán los últimos 29 meses del sexenio, dando tumbos entre escándalos y conflictos que dificultarán, esperemos que no en demasía, la gobernabilidad del

Se ha cerrado los comentarios